Search
  • Erika Rangel

Importancia del Empoderamiento de la mujer por medio de la Educación

Cuando hablamos de empoderamiento nos referimos a una mayor autonomía para las mujeres, a su reconocimiento y a la visibilidad de sus aportaciones. El empoderamiento de las mujeres implica que participen plenamente en todos los sectores y a todos los niveles de la actividad económica para construir economías fuertes, establecer sociedades más estables y justas, alcanzar los objetivos de desarrollo, sostenibilidad y derechos humanos, así como mejorar la calidad de vida de las familias.

Empoderarse significa que las personas adquieran el control de sus vidas, logren la habilidad de hacer cosas y de definir sus propias agendas. Y por esto, resulta de vital importancia privilegiar el empoderamiento de las mujeres en el campo de la educación. Ese empoderamiento entendido como la acción que implica que las personas, y en este caso las mujeres, se conviertan en agentes activos como resultado de un accionar que varía de acuerdo con cada situación concreta. En este sentido, el empoderamiento es un proceso para cambiar la distribución del poder, tanto en las relaciones interpersonales como en las instituciones de la sociedad.

Es indispensable que las mujeres tengan voz y voto en todos los ámbitos para que puedan participar en igualdad de condiciones en el diálogo y la toma de decisiones, para poder influir en las decisiones que determinarán el futuro de sus familias y su país.

La educación es esencial para que las mujeres puedan alcanzar la igualdad de género y convertirse en agentes de cambio. Al mismo tiempo, las mujeres educadas benefician a las sociedades enteras. Contribuyen de modo sustancial a las economías prósperas y a mejorar la salud, la nutrición y la educación de sus familias.

¿Sabías que, al incrementar la proporción de los ingresos del hogar controlados por las mujeres, procedentes de lo que ganan ellas mismas, modifica los patrones de gasto en formas que benefician a los hijos y a las comunidades enteras?

.

Es así como el camino que está llevando a las mujeres desde una situación de exclusión y subordinación hasta una situación de autonomía y posibilidad de intervención en los procesos de decisión colectivos, se inicia siempre en el paso por el sistema educativo, con dobles efectos: el desarrollo de capacidades que harán posible el acceso al empleo y la autonomía económica, y el fortalecimiento de la confianza y autoestima en las capacidades propias.


Es por ello, que la educación crea las condiciones para el empoderamiento de las mujeres, siendo el paso previo para su acceso a cualquier otra forma de empoderamiento.

13 views
  • Facebook icono social
  • Instagram

©2019 Fridars